Inicio Badajoz El catedrático Enrique Moradiellos advierte de que el “nacionalismo fraccionario” es “dinamita”...

El catedrático Enrique Moradiellos advierte de que el “nacionalismo fraccionario” es “dinamita” en los pilares de la UE

MÉRIDA, 4 (EUROPA PRESS)

El catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Extremadura (UEx), Enrique Moradiellos, ha advertido de que la Unión Europea tiene en estos momentos “problemas internos y exteriores muy serios” y, quizá, el primero de ellos sea el retorno del “nacionalismo fraccionario”, que es “pura dinamita en sus pilares”.

Asimismo ha aseverado que la UE afronta “agudísimos desafíos” para mejorar la gobernanza institucional, incrementar su eficacia o mantener su nivel actual, “si fuera posible”, de influencia política, cultural o económico.

“No cabe otra opción que mejorar la Unión y preservarla, porque si llegara a fracasar como proyecto, si su lugar fuera ocupado por una riestra de estados mal avenidos, o peor, microestados sucesorios mucho peor conciliados, sencillamente estaríamos abriendo la puerta a la autodestrucción continental”, ha sostenido, algo que, como ha recordado, ya sucedió en 1914 y en 1945.

Frente a este horizonte de riesgos para los europeístas y para los defensores del legado de la civilización occidental, ha dicho, no cabe otra cosa que “actuar sociopolíticamente” y recordar “una y otra vez” cuáles son los “impresionantes logros” alcanzados y las medidas necesarias para preservarlos en el contexto ya “inevitable” de la globalización.

Esto requiere, como primera medida, reiterar que los europeos están en el mismo “navío geopolítico” y que el mismo puede “llegar a hundirse”, tanto por las “peleas internas de sus 27 tripulantes como por las fuerzas de los vientos y mareas del exterior”.

“Hoy más que nunca, en este mundo globalizado, volátil, incierto, la unión hace la fuerza y la desunión multiplica por veintitantos la debilidad”, ha subrayado, momento en el que considerado que la situación actual es similar a la de 1945.

Enrique Moradiellos ha realizado estas declaraciones durante su discurso ‘Una mirada histórica desde Yuste sobre Europa’, pronunciado este viernes tras tomar posesión en Mérida como académico de la Academia Europea e Iberoamericana de Yuste, donde ocupará el sillón Heródoto de Halicarnaso.

En el acto de toma de posesión han intervenido también el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y el expresidente de la Junta y también académico, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, encargado de contestar a Moradiellos en nombre de la Academia de Yuste.

COOPERACIÓN CON LA ACADEMIA

Moradiellos, durante su intervención, ha mostrado su alegría por formar parte de la academia como miembro, lo que le permitirá seguir cooperando desde una nueva posición. “Trabajar desde Extremadura por Europa, por la hermandad occidental euroamericana es un deber histórico, de los de verdad, una necesidad casi vital para las sociedades europeas y americanas, incluyendo a la extremeña. Cabe incluso decir que nos puede ir la vida en esta labor”, ha dicho.

En este sentido, se ha detenido en que desde finales del siglo XX y en lo que se lleva de nuevo siglo el espacio geoestratégico crucial para la historia universal está experimentando cambios en su morfología interna y en su trascendencia, en gran medida como consecuencia de la globalización económica y tecnológica, ha dicho.

Ante esta situación, ha incidido en que los análisis socioeconómicos y geoestratégicos apuntan a que el Eje Atlántico está perdiendo peso “de año a año” por un desplazamiento del protagonismo universal hacia los países ribereños del Océano Pacífico, que es un elemento “crucial” para entender el contexto global de la UE en este tercer decenio del siglo XXI, con “evidentes amenazas” de pérdida de significación internacional y, en su opinión, también “evidentes oportunidades” para adaptarse a la nueva situación.

Sobre este fondo cabe apreciar bastante mejor, ha dicho, la naturaleza de los procesos que están alimentando la inestabilidad sociopolítica, la inquietud ciudadana o los reajustes económicos que reflejan los últimos procesos electorales continentales o las encuestas de opinión.

Así, como ha indicado, y sobre el creciente enfado de los que algunos han llamado como los “inesperados perdedores de la globalización” en las sociedades occidentales, Moradiellos se ha mostrado convencido de que no se arregla con “derivas nacionalistas proteccionistas” ni tampoco con el recurso a la “vieja retórica autoritaria o xenófoba”.

“Yo creo que es todo lo contrario, buscar soluciones miopemente nacionales a problemas inmensamente europeos solo va a condenar a estos países europeos u a otros que los intenten hacer a la más absoluta irrelevancia”, ha asegurado.

En su opinión, esta tesis es una “falsa alternativa”, ya que los estados europeos por separado y a veces incluso unidos carecen de fuerza para afrontar el reto y los desafíos del mundo actual. “La estrategia de intentar convertirse en una isla de afortunados, una especie de Singapur ajenos a la dinámica mundial, está abocada al fracaso más rotundo”, ha aseverado.

YUSTE “NO ES UN SITIO, ES UN LUGAR”

El catedrático Moradiellos, en su discurso, también ha valorado lo que representa Yuste, que “no es un sitio, es un lugar”, y que es para él el “buque insignia del europeísmo”, además de referirse al legado de los Premios Carlos V, unos galardones que ponen a Extremadura en el mapa universal de las noticias más importantes, ha dicho.

De la misma manera se ha detenido en la figura y trascendencia del emperador Carlos V y ha incidido en que “no hay mejor lugar que Yuste en todo el mundo para apreciar el sentido histórico y la encrucijada civilizatoria que se abrió en tiempos del emperador Carlos a la historia, desde luego europea, pero por eso universal”.

“Fue una encrucijada que llevó nada menos que a la conformación por esos años, son paralelos a la vida del emperador, de un nuevo mundo que empezamos a llamar entonces occidental, que tiene como eje ese océano Atlántico, que une y divide los dos lados especulares de una misma civilización, la europea y la americana”, ha señalado.

IBARRA ABOGA POR “REACTIVAR” LA ACADEMIA

El expresidente de la Junta y académico de Yuste, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ha destacado el poso cultural que tiene Europa y que hay que “poner en valor” para que la economía no sea el “termómetro” para que los ciudadanos se sientan más o menos europeos.

Por este hecho, ha recordado, surgió la Fundación Europea de Yuste, para dar su visión sobre derechos humanos, cultura o intelectualidad, momento en el que ha abogado por “reactivar” la Academia de Yuste, algo que espera que ocurra con la incorporación de Moradiellos.

“Pido, por favor, que se haga un reglamento de la Academia para que tenga el sentido originario y no solamente esté naufragando casi o cubierta por el agua del esplendor que significa los premios”, ha destacado.

Durante su intervención, Ibarra también ha alabado la figura personal y profesional de Moradiellos, de quien ha destacado que utiliza un lenguaje “apasionante, didáctico y científico”, además de realizar una defensa del castellano.

Finalmente, el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, ha mostrado su orgullo por el hecho de que Enrique Moradiellos forme parte de la Academia de Yuste, al tiempo que ha pedido cuidar de las instituciones y no “manosearlas”.

Vara también ha señalado que el Brexit, la pandemia y la guerra en territorio europeo han puesto de manifiesto la necesidad de que Europa sea autosuficiente en la generación de sus propios recursos, especialmente los energéticos, una situación que representa una oportunidad para territorios como el extremeño, ha reconocido.


- Te recomendamos -