Inicio Badajoz Extremadura reforzará su red de atención a la salud mental con 11...

Extremadura reforzará su red de atención a la salud mental con 11 millones en los presupuestos de 2023

Feafes considera que, tras dos años de pandemia y sus consecuencias, es el momento de “saldar la deuda” que tiene Extremadura con los enfermos

MÉRIDA, 10 (EUROPA PRESS)

Los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Extremadura contemplan 11 millones de euros para reforzar los recursos para atender la salud mental de la población, destinados principalmente a la puesta en marcha de pisos supervisados y centros de rehabilitación psicosocial y prevención de ideas suicidas.

Así lo ha avanzado el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, con motivo de la celebración del acto institucional por el Día Mundial de la Salud Mental, que se ha celebrado este lunes en la Asamblea de Extremadura, presidente de Federación Extremeña de Asociaciones de Personas con Experiencia en Salud Mental y Familiares (Feafes), Antonio Lozano, y la presidenta del parlamento regional, Blanca Martín.

Asimismo, representantes de los cuatro grupos parlamentarios en la Asamblea de Extremadura, PSOE, PP, Cs y Unidas por Extremadura, han leído una declaración institucional que será aprobada por unanimidad el jueves en el próximo Pleno del legislativo extremeño, en la que se refleja el compromiso del legislativo regional con la salud mental en la región, donde hay 32.000 personas que sufren trastornos mentales graves.

Una celebración que este año está especialmente destinada a la población infanto juvenil, que es el sector de la población en la que más se han incrementado los casos de enfermedad y trastornos mentales, un 47 por ciento, motivo por el que el lema elegido este año es ‘Dale like a la salud mental’.

Así, en un vídeo proyectado en el acto, se hace alusión a factores que inciden directamente en la salud mental de los jóvenes, como el acoso, el buylling, la influencia de las redes sociales, el consumo de pornografía, el juego por internet, entre otros.

Vergeles, en declaraciones a los medios de comunicación antes del inicio del acto institucional, ha subrayado que esta celebración es este año “más importante” que otros tras la pandemia, y sus consecuencias.

No obstante, ha subrayado que las estadísticas ya venían indicando que, sobre todo en la infancia, la juventud y en la adolescencia se dan “una peor percepción general de la salud”, y un incremento de los síntomas relacionados con la salud mental, con muchos casos graves.

El consejero, quien ha remarcado que las soluciones no solo han de buscarse en el ámbito sanitario, sino también en el social y el educativo, ha remarcado el papel de las familias, que según las encuestas es el primer sitio al que acuden los jóvenes para pedir ayuda cuando presentan algún signo de estas características.

Por tanto, ha reconocido que hay que seguir aumentando la red de salud mental, para la que “todos los esfuerzos son pocos para la que ha sido la hermana pobre de la salud”, y en este punto ha apostado por hacerlos “muy comunitarios, muy pegados a la sociedad, muy incluidos dentro de la sociedad”, ha insistido.

En este sentido, ha subrayado que esta es la apuesta de la Junta para 2023, con 11 millones de euros en los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma para el próximo año destinados a “incrementar los recursos”, con especial atención a pisos supervisados y a centros de rehabilitación psicosocial, dirigidos a eliminar el estigma y a prevenir las conductas suicidas.

Por otro lado, en respuesta a quienes reclaman un IV Plan de Salud Mental en Extremadura, ha subrayado que el actual, el III, se ha desarrollado en plena fase aguda de la pandemia, con lo que hay objetivos que no se han podido cumplir.

Además, posteriormente el Gobierno central puso en marcha un plan de acción con una inversión del Estado de 100 millones que han sido completados con los presupuestos de las comunidades autónomas.

MOMENTO DE “SALDAR LA DEUDA”

Por su parte, el presidente de Feafes Extremadura, Antonio Lozano, ha señalado que en los dos años y medio de pandemia la sociedad ha aprendido sobre “el dolor, el sufrimiento, la pérdida de seres queridos y de la vida, la fragilidad del ser humano, y la fragilidad de la barrera que separa la mal llamada locura de la normalidad”.

Así, ante los representantes del poder legislativo y ejecutivo de la comunidad autónoma, ha preguntado en voz alta si se ha aprendido sobre la importancia de la salud mental, y en este punto ha preferido centrarse en el presente, que es “el momento y lugar donde se pueden cambiar las cosas y corregir los errores”.

Lozano ha subrayado que hay una “parte importante” de los enfermos mentales de la región que no están siendo atendidos, ya sea por la “falta de recursos”, por las características geográficas y poblacionales de la comunidad, o por los estigmas que aún perduran.

Los que son atendidos lo hacen en la red de recursos sanitarios y sociales, así como en los centros sociosanitarios, donde actualmente hay 400 personas. Centros que ha calificado como “obsoletos”, con “grandes carencias”, que “en muchas ocasiones pone en tela de juicio la calidad de vida” de los pacientes, incluso su vida en determinadas situaciones.

Por tanto, reciben una respuesta que “no es la más eficaz”, por lo que ha reclamado la definición del proceso asistencial en los centros sociosanitarios.

También ha puesto de manifiesto que hay muchas personas que sin tener un diagnóstico de enfermedad mental “tienen dificultades para el manejo de sus emociones” y que necesitan ayuda para evitar que con el tiempo se convierta en un trastorno mental.

En este punto, ha puesto mayor atención en la población joven, sector en el que más incrementan los diagnósticos, que van a más, ha dicho, lo cual plantea una “difícil situación” que requiere dar una serie de respuestas.

Y es que, ha remarcado Extremadura “tiene una deuda histórica con la salud mental” que, si bien ha dicho que “no es culpa de nadie, si es responsabilidad de todos”.

Lozano ha señalado que es “el momento justo” desde punto de vista económico político y social de saldar esa deuda, de “hacer y de cambiar las cosas. “Es el momento de actuar”, dotando con profesionales a la red de salud mental, en la que se necesitan psiquiatras por la demanda que ya hay y por la que vendrá, así como de profesionales de los ámbitos de la piscología y de enfermería especializada en salud mental.

También ha reclamado que se dote a los equipos de salud mental comunitarios de “suficientes recursos humanos”, pues hay algunos que carecen incluso de psiquiatra desde hace más de un año.

Finalmente, la presidenta de la Asamblea, Blanca Martín, ha subrayado la imagen de consenso que los grupos parlamentarios vienen ofreciendo en cuestiones que, como la salud mental, plantea la sociedad civil.

Asimismo, ha remarcado que la pandemia ha tenido mucho que ver con “visibilizar” la enfermedad mental frente a momentos del pasado en el que a estos pacientes se les “ocultaba” y “apartaba”. Martín también se ha referido a la importancia de la salud mental en la población más joven como consecuencia de una sociedad que “se tiene que hacer mirar muy en profundidad lo que esta sucediendo y lo que está transmitiendo”.


- Te recomendamos -