Inicio Badajoz El PP plantea a la Junta de Extremadura bajar el tipo de...

El PP plantea a la Junta de Extremadura bajar el tipo de los dos primeros tramos del IRPF hasta el 8% y el 10%

Cree que hay margen teniendo en cuenta la previsión del Ejecutivo de Vara de recaudar 400 millones más por la renta y el IVA

MÉRIDA, 27 (EUROPA PRESS)

La presidenta del PP de Extremadura, María Guardiola, ha planteado a la Junta de Extremadura una rebaja en el tipo del impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF) en los dos primeros tramos, para compensar el “sobreesfuerzo” que están asumiendo los ciudadanos por el incremento de los precios.

Una propuesta que Guardiola que considera “perfectamente asumible”, teniendo en cuenta que el propio Ejecutivo de Guillermo Fernández Vara prevé aumentar su presupuesto para 2023 en 700 millones de euros, un 10% más que el actual, y que solo en IRPF e IVA contempla recaudar el próximo año 200 y 208 millones de euros, respectivamente.

Son datos que maneja la propia Junta según las previsiones facilitadas en el primer encuentro mantenido la semana pasada para tratar de consensuar las cuentas regionales. Antes de celebrarse el segundo encuentro, este martes, la líder de los ‘populares’ extremeños ha ofrecido una rueda de prensa para adelantar su propuesta.

En concreto, esta pasa por reducir los tipos de los dos primeros tramos del IRPF, que son “los que más pesan sobre las rentas medias y bajas”. En concreto, plantea reducir el tipo del primer tramo, que es el que se aplica hasta los 12.450 euros, y que pasaría del actual 9,5% al 8%; y el segundo, hasta 20.200, del 12,5% (el más alto del país) al 10%.

Asimismo, el PP extremeño plantea subir el mínimo exento a 6.105 euros en lugar de los actuales 5.550, todo ello con efecto retroactivo, para que esta rebaja tenga efecto en la próxima campaña de la renta, la del año 2022.

Guardiola ha declinado ofrecer una estimación del impacto que esta rebaja tendría para las arcas extremeñas, pues considera que esta cifra debe alcanzarse con los “datos fehacientes” de contribuyente que maneja la propia consejería.

En todo caso, considera que de esta forma se alcanzaría una fiscalidad “mucho más justa”, mediante la cual, y a modo de ejemplo, ha señalado que un joven que cobra 1.200 euros al mes pague 200 euros menos al año en la declaración de la renta.

TRANSMISIONES PATRIMONIALES, AL 6%

Por otro lado, plantea una rebaja del impuesto de transmisiones patrimoniales, que es el que se paga al comprar una vivienda de segunda mano, al 6 por ciento, en lugar del 8, 10 y 12 por ciento actuales. Este 6 por ciento se reduciría a la mitad, el 3%, en el caso de que el inmueble se encuentre un municipio “con baja densidad de población”, como una media contra el reto demográfico.

En este caso, se ha mostrado abierta a definir qué localidades tendrían este tipo reducido, pues podrían ser los que tengan menos de una determinada población o bien que se analice aquellos que en los últimos años vienen “perdiendo población a pasos agigantados”.

Con esta rebaja, en el caso de compra de una vivienda de 100.000 euros, el ahorro sería de 2.000 euros y de 5.000 si está en municipio con “problemas de despoblación”, según los cálculos de Guardiola.

Son las propuestas que para Guardiola tienen mayor urgencia, pues ha avanzado que si gobierna en Extremadura tras las elecciones autonómicas de mayo de 2023, planteará una “una revisión integral del sistema fiscal” de la comunidad, que es “muy poco claro, injusto y que tiene los impuestos más altos de todo el país”.

EL IMPUESTO DE PATRIMONIO NO ES URGENTE

A preguntas de los periodistas sobre el debate abierto en otras comunidades respecto al impuesto de Patrimonio, ha señalado que “ahora mismo” no reclama una rebaja del mismo porque “no es lo urgente”, si bien ha reiterado que su propuesta de gobierno pasa por una revisión de “todos los impuestos: los propios, los cedidos y las tasas” de la comunidad, a fin de “convertir” a Extremadura en una “comunidad competitiva”.

Guardiola ha reiterado que el equipo encargado de negociar los PGEx del Grupo Parlamentario Popular, del cual no forma parte al no ser diputada en la Asamblea, acude a esta segunda cita “sin ninguna línea roja”, sino “defendiendo las líneas de los colores de la bandera de Extremadura: verde, blanca y negra”.

Su objetivo es “llegar al mejor de los acuerdos en un momento muy complicado”, con el objetivo de que los presupuestos sirvan como “una palanca del desarrollo”, y no como “una losa más para los autónomos, familias y empresas”.

En todo caso, ha puesto sobre la mesa su planteamiento de que “la mejor política social es bajar los impuestos”, ya que es la “política directa hacia el bolsillo de los ciudadanos”, para que sean ellos quienes decidan “libremente donde pueden gastar su dinero”.

La presidenta regional del PP ha subrayado que la Junta está recaudando “más que nunca” debido a la inflación, ante lo cual ha reiterado que este dinero “tiene que estar en el bolsillo de los extremeños”.

Además, no solo va a reclamar una bajada de impuestos, sino que también refuerzo de los servicios sanitarios y educativos, porque “no se trata de elegir” entre lo uno y lo otro, ya que ambos planteamientos son “compatibles”.

Este será el objetivo de su equipo negociador “explicar a la consejera que es posible bajar impuestos e invertir más en políticas sociales”.

También le van a reclamar a la Junta que “gobierne de manera eficiente”, ya que les “preocupa mucho” que baje la recaudación, “cuando deberían estar “más preocupados por ejecutar el presupuesto”.


- Te recomendamos -