Inicio Badajoz La torre de la Catedral de Badajoz podrá visitarse a principios de...

La torre de la Catedral de Badajoz podrá visitarse a principios de 2023 tras unas obras de adecuación

BADAJOZ, 21 (EUROPA PRESS)

La torre de la Catedral de Badajoz podrá visitarse a principios del próximo 2023 o finales de este año tras unas obras de adecuación con un importe superior a 50.000 euros que permitirán que se pueda conocer también el campanario, la casa del campanero o el reloj.

Así lo han avanzado el alcalde, Ignacio Gragera, y el arzobispo de Mérida-Badajoz, Celso Morga, que han presentado este proyecto en una rueda de prensa en la que el regidor municipal ha reconocido que personalmente, también al Arzobispado y a Morga, es una iniciativa que les hace “especial ilusión”, como es la adecuación de la torre de la Catedral, que contará con una aportación y una ayuda municipal del entorno de 35.000 euros, mientras que del resto de las cantidades, unos 20.000 euros, se hará cargo el propio Arzobispado.

En su intervención, el primer edil se ha referido a la génesis u origen de esta idea que ya tenían desde el ayuntamiento “desde hace tiempo” y que, una vez que hablaron sobre distintos asuntos, también desde el Arzobispado tenían “en la cabeza” ponerlo en marcha, una vez que se ha impulsado el Museo de la Catedral, de manera que, como siguiente paso, tenían “en mente” poder recuperar el acceso a la torre de la Catedral, algo que, desde el consistorio, entendían como “muy positivo” porque generaría un nuevo recurso turístico a la ciudad “de primer nivel”.

Así y una vez que constataron que ambas partes tenían la idea, la voluntad y las ganas de poder hacerlo, en el Arzobispado se pusieron a trabajar en el proyecto, en la memoria y la valoración de las actuaciones que era necesario hacer en la torre, tras lo que se dieron cuenta de que la intervención “no era necesariamente muy grande porque se conservaba francamente bien, no para visitas, pero sí era practicable y sí se podía subir”, así como que había ciertos elementos de la torre que cree que dan un “plus” y que iban a intentar mejorar su oferta turística.

En primer lugar, ha destacado el propio mecanismo del reloj de la Catedral que está “en una situación absolutamente perfecta de conservación” y que quieren recuperar para su posible visita, y “por supuesto” el campanario y, junto con la torre, la casa del campanero, al tiempo que ha matizado que lo que sí les llamó la atención era la posibilidad de poder realizar una intervención “rápida y bonita” tanto en el mecanismo del reloj como en la torre, el campanario, para hacerlo practicable y visitable.

También para dotarlo de elementos de iluminación y de seguridad que pudieran garantizar que todos aquellos que accedieran lo hicieran “en las condiciones exigibles”, ha puntualizado, para avanzar que se pusieron a trabajar en ello y que en el próximo pleno se someterá a votación dicha aportación municipal de casi 35.000 euros, con la idea de que, dentro del “precioso” proyecto del Museo Catedralicio, pueda ofertarse también la torre como zona visitable.

EL MUSEO, LA TORRE Y EL CLAUSTRO

Por su parte, Celso Morga ha agradecido la ayuda económica para la recuperación de este elemento de la Catedral “tan importante” como la torre, para lo cual necesitaban la ayuda económica de las instituciones, ante lo que ha citado al consistorio, la diputación y la Junta, para su recuperación, al hilo de lo cual ha agradecido al ayuntamiento que les de esta ayuda de cara a un “bien común de todos” que “hay que ponerlo para uso de toda la ciudad y de todos los que nos visiten”.

En este sentido, ha reconocido que en su “mente” está recuperar todo lo que se refiere a la Catedral, y ha apuntillado que han empezado con el Museo y, como segundo elemento, ha citado la torre de la Catedral, que está en “buenas condiciones” aunque “nunca se hizo ahí nada”, por lo que considera que con la inversión prevista se podrá habilitar “muy bien para la visita” de este elemento “muy importante” para el turismo, al dar la posibilidad de tener una vista de la ciudad y sus alrededores, lo cual se podrá hacer, además, con la particularidad de conocer la casa del campanero y el reloj.

Se trata de una torre del siglo XVI, la Catedral empieza a construirse en el siglo XV, y de un espacio “totalmente desconocido” que “por primera vez” se va a poder visitar, ha detallado Celso Morga, que ha explicado que otra fase pasaría por actuar en el claustro que cuenta con unas humedades “tremendas” pese a ser “muy bonito” de estilo manuelino, y que puede ser también un motivo de visita y mejora de la ciudad.

En este punto, ha ahondado en que tiene la “promesa” del delegado de Patrimonio de la diócesis de que toda la ayuda que venga de la Junta de Extremadura, la Diputación y el Ayuntamiento a la diócesis que vaya este año a la Catedral para el claustro, tras lo que ha afirmado que este martes dijo al responsable de Patrimonio del Ejecutivo autonómico que “ya está bien de Plasencia, que se ha llevado cantidad de dinero estos años, y Mérida también”.

Y es que, como ha planteado, Mérida “es una ciudad fuera de serie y Plasencia también y Cáceres”, pero Badajoz “no nos merecemos” que Mérida o Plasencia “tengan 150.000 euros y nosotros nos quedemos con un euro”, ante lo cual ha señalado que esa ayuda, todo lo que le den este año, pueda ir para la Catedral, que con estas tres intervenciones, Museo, torre y claustro, podrían ser un conjunto artístico y turístico “muy interesante”.

Preguntado por la actuación en sí, Gragera ha incidido en que se mejorará el tránsito y se actuará en todos los peldaños, paramentos y elementos que conforman la escalera para pulirlos, sanearlos y que no tengan problemas de humedad o que sean uniformes, y que también se habilitará el espacio del reloj para que pueda ser visitable con iluminación, al tiempo que el campanario se dotará de elementos de seguridad o leyendas interpretativas.

En lo que a plazos se refiere, ha dicho que podría visitarse a final de año o principios de 2023 tras estos trabajos que cuentan con un presupuesto de unos 50.000 euros, entre la aportación del consistorio de casi 35.000 euros y que el resto “si Dios no lo remedia y viene alguna ayuda por parte de un tercero” lo aportará la Iglesia, ante lo que Morga ha considerado que serán más de 50.000 euros.


- Te recomendamos -